NUESTRA APARENTE RENDICION

Vivir con un hijo desaparecido

Tener una hija o un hijo desaparecido es la experiencia más terrible de sufrimiento subjetivo que alguien puede vivir. Por un lado, porque cuando un ser querido está en condición de desaparecido o desaparecida la incertidumbre sobre su destino se prolonga indefinidamente y es imposible ponerle un fin mientras esa condición permanezca, pues ni siquiera es posible saber si sigue con vida. Por otro lado, porque tratándose específicamente de una hija o un hijo, su desaparición deja una vida sin realizar, ya quese trata de una vida joven que desaparece: sus posibilidades de realización le son arrancadas al mutilar de tajo sus planes ysus deseos. De tal manera que vivir con un hijo desaparecido es padecer una pérdida interminable que nunca se consuma como tal. Es vivir acompañado por una ausencia constante que nada parece resolver, ni para recuperar a quien desapareció ni para consumar su pérdida, de tal manera que sea posible subjetivarla y continuar la vida para pasar a otra cosa.

En nuestro tiempo la muerte ha podido ser caracterizada como “muerte salvaje”, en la medida en que ha dejado de ser un hecho social, ha perdido su dimensión pública, sus signos ya no están presentes en la ciudad y las muestras de duelo en la familia y en la comunidad han sido excluidas, son mal vistas. El dolor de los deudos debe ser relegado a la vida privada, quedar escondido, el tiempo para los rituales y ceremonias debe ser cada vez más corto, la vida debe continuar a la brevedad posible, no se puede dejar de producir para el mercado.

La desaparición forzadaha llevado todos estos rasgos al extremo, hasta el punto en que ahora es posible hablar de “muerte in-existente”, una muerte que no puede ser declarada, dado que no es posible determinar si alguien desaparecido sigue con vida o ha muerto. Así, las condiciones que hacen posible el inicio de un duelo han quedado radicalmente excluidas. Si en las llamadas “nuevas guerras” –como es el caso de la “Guerra contra el crimen organizado” en México- no es posible distinguir entre guerra y paz, en la desaparición no es posible distinguir entre vida y muerte. Aquí como allá las fronteras se han borrado, introduciendo a la vida humana en un espacio de incertidumbre en el que su precariedad aparece como algo natural e inevitable. Esto revela que la desaparición forzada es el paradigma de la violencia de las nuevas guerras, su muestra más patente;puesto que se trata de guerras que no buscan ser ganadas, sino perpetuadas,el número de bajas no es un criterio decisivo.El factor decisivo en cambio es la gestión del miedo, pilar de una forma de ejercicio del poder en el que el Estado y el crimen organizado comparten estructuras, intereses y modos de operación.

Quien vive la tragedia de tener a un hijo desaparecido está dispuesto “a hacer cualquier cosa para recuperarlo” –ésta es una expresión que se puede escuchar en boca de algunos padres y algunas madres-; los colectivos de familiares de desaparecidos que existen en nuestro país han dado ejemplos reiterados de ese deseo tenaz de encontrar a sus desaparecidos. En su accionar han tenido que enfrentar las condiciones más adversas, a veces incluso dentro de sus propias familias, la mayor parte del tiempo por la indolencia y la complicidad criminal por parte de quienes administran las instituciones del Estado; también por la indiferencia de la mayor parte de los sectores de la sociedad.

Hablando en concreto de los padres de desaparecidos, en México han tenido una participación notoria en algunos colectivos (como el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y el Movimiento Ayotzinapa), con una mayor presencia que la que en su momento tuvieron en países que también han sufrido masivamente desapariciones, como es el caso de Argentina y Colombia, donde los colectivos han sido tradicionalmente conformados por madres y abuelas.

Los padres que buscan a sus hijos desaparecidos llevan a cabo un ejercicio de la paternidad que no se deja reducir a la llamada "función paterna" que cierto psicoanálisis ha puesto tradicionalmente en primer plano, como la base de una forma de subjetivación que gira alrededor de la regulación del goce. Esta "función paterna" pasa por alto una ley no escrita que esos padres se esfuerzan por hacer cumplir: son los hijos los que entierran a los padres, son los hijos los que sobreviven a los padres y no al revés. Cierta ceguera psicoanalítica (que aplica conceptos teóricos mecánicamente, sin tener en cuenta las particularidades de la sociedad en la que un analista opera) ha impedido tener en cuenta esta ley no escrita, que hace posible la transmisión entre generaciones de una sociedad. Aquí encuentra una de sus fuentes el amor de un padre por su descendencia. Un amor que no es solamente cuestión de narcisismo, como sostenía Freud, sino una de las modalidades en que un padre hace frente a su finitud.

Todo comienza con hacer comunidad: Primer Seminario de la Retrocaravana Yaqui

Durante el mes de mayo varias caravanas se llevaron a cabo a lo largo y ancho del territorio nacional, más precisamente, fueron 3 caravanas que del 11 al 22 de mayo recorrieron, desde diferentes puntos del país, rutas distintas que convergieron en  el Zócalo de la Ciudad de México. Las rutas salieron de Vícam, en Sonora; Pijijiapan, Chiapas y Piedras Negras, Coahuila. Las tres Caravanas eran parte de un movimiento de base indígena, así como de sindicatos independientes, y tenía el propósito de comenzar un proceso de visibilización de los despojos que las políticas neoliberales han generado en el país, de allí el nombre tan abarcador: Caravana Nacional por la Defensa del Agua, el Territorio, el Trabajo y la Vida.

 

A su llegada a Xochimilco en una conferencia de prensa, las autoridades tradicionales yaquis afirmaron que han: “encontrado un país  devastado y teñido de sangre”. Después de haber visitado 75 comunidades, los caravaneros de los tres diferentes puntos coinciden en la necesidad imperante de abrogar las “reformas estructurales neoliberales” que ha impulsado el Pacto por México y también se percatan de que ha llegado el momento de juntar todas las luchas, de ir entrelazándolas e ir abrazando heridas. Por lo anterior fue que los caravaneros se propusieron hacer una retrocaravana que poco a poco, realizando seminarios y encuentros en las diferentes regiones del país, fuera tejiendo una red de luchas para que en un futuro todas estén unidas. Porque si algo aprendieron los caravaneros en 12 días en carretera, fue que separados son débiles pero unidos son más fuertes.

 

Si nuestras comunidades no se preservan, nada se puede salvar.

Salimos de Hermosillo temprano, muy temprano, con el amanecer a nuestro costado. Se había preparado un programa en el cual se tenían actividades en la mañana y en la tarde, en el que había una combinación de actos propuestos por las Autoridades Tradicionales de la tribu yaqui, así como otras de un carácter más académico. De acuerdo al programa las actividades debieron haber comenzado a las 9:00 de la mañana y de allí la necesidad de llegar antes de esa hora. Sin embargo, la hora yaqui, la manera de medir el tiempo y entender los eventos de este tipo por parte de los anfitriones, nos llevaron a modificar por completo la programación con medidas de tiempo occidentales.

 

Al llegar a Lomas de Guamuchil, el capitán Cesar Cota Tórtola nos recibió con los brazos abiertos y la tribu nos ofreció un delicioso desayuno en una ramada, un delicioso guavavaki, un tradicional cocido yoeme hecho al calor de las brazas. El desayuno sirvió para que quienes llegaran se pusieran al día de lo que han visto y han vivido en una amena conversación entre amigos y miembros de una comunidad. Dejando que el tiempo pasara con calma, como si estuviéramos en un tranquilo día de campo, la Autoridad se preparaba para sus rituales. Primero una misa en la Iglesia de Lomas de Guamuchil, que a diferencia de las misas convencionales, esta fue al modo yaqui, con oraciones en latin, yoreme y español, además de los canticos de las cantoras que siempre acompañaron al párroco. Al final de la misa la tropa y autoridades civiles y militares yaquis juraron aprovechar el seminario, así como comportarse a la altura. De la misa siguió la bienvenida de la guardia tradicional yaqui, y como ya era la una de la tarde, nos invitaron una rica barbacoa en la misma ramada donde previamente habíamos desayunado.

 

En la bienvenida de la guardia comunitaria, uno de sus voceros antes que pedirnos disculpa por lo que algunos interpretaban como informalidad, explico que en su lucha por la preservación, ellos también piensan en sus tradiciones y que esto que han estado haciendo no solo es para preservarlas sino también para compartirlas. Al final, antes de comenzar con los trabajos en forma, siguió una danza del venado con danzantes yaquis y mayos en un diálogo intercultural en movimiento entre los dos pueblos originarios ya hermanados.

 

La cartografía del despojo

Eran ya pasadas las cuatro de la tarde cuando dieron comienzo los trabajos del seminario. Ya nada podía ser como se había planeado en la programación y no quedaba de otra más que improvisar. Después de todo el tiempo invertido en la convivencia y en los rituales de las Autoridades Tradicionales, los ánimos de los anfitriones no menguaban, en cambio el de algunos que no pertenecían a ninguno de los otros pueblos originarios, mayos de Sonora y Sinaloa, guarijíos, así como otomís de San Francisco Xochicuautla, se fue diluyendo hasta que abandonaron la comunidad. Tal pareciera que aletargar el evento es un mecanismo de filtración para que únicamente los interesados en el seminario se quedaran.

 

Ramón Martínez Coria, presidente del Foro para el Desarrollo Sustentable A.C. (FDS) y uno de los dos asesores del pueblo guarijío que en el 2013 abandonaron Sonora por amenazas de muertes por parte de los interesados en la construcción de la mina Pilares en territorio guarijío, describe una cartografía nacional en la que predomina la desigualdad: “Somos un país tremendamente polarizado, somos el segundo país más desigual del planeta, este país se dedica a producir pobres, en donde todas las instancias del Estado mexicano están corruptas y además prevalece la impunidad, generando una desconfianza generalizada de la sociedad con sus gobernantes”. Frente a este panorama tan desalentador es que Coria señala de manera crítica que: “los movimientos estamos desconectados, nos cuesta trabajo caminar juntos y no estamos viendo el gran drama en el que nos estamos metiendo todos” para que al final se cuestione, e interrogue a los presentes sobre cómo es que podemos generar los cambios radicales necesarios para los cambios profundos, duraderos y de impacto que necesitamos para cambiar la catastrófica realidad del país.

 

Los yaquis son parte del río

Cuando los yaquis convocaron a la Caravana Nacional por la Defensa del Agua, del Territorio, el Trabajo y la Vida, lo hacían para visibilizar el despojo de su agua, así como la persecución del Estado sonorense en contra de ellos con las aprensiones de Fernando Jiménez y Mario Luna. En el recorrido fueron viendo que todo el país era un paisaje lleno de despojos y que su caso marca un precedente en el atraco de los recurso hídricos que se quiere hacer con la Ley General de Aguas de Korenfeld. Por lo anterior a la Caravana se les unió la Coordinadora Nacional Agua para Tod@s-Agua para la Vida con una Iniciativa para una Ley General de Aguas, que contraria a la propuesta oficial, si reconozca el agua como un bien común de la Nación, proveniente de la naturaleza y manejada sin fines de lucro.

 

Para los caravaneros impedir la aprobación de la Ley General de Aguas de Korenfeld es una prioridad para salvar la vida de todos y evitar que el despojo del recurso hídrico sea legal, debido a que esta iniciativa únicamente busca la privatización del vital liquido en favor de los grandes capitales que solamente buscan despojarnos de los recursos naturales dejando atrás un medioambiente contaminada con la minería a cielo abierto y el fracking. Los yaquis, no sólo por ser una de las víctimas del despojo más emblemáticas con la construcción y el funcionamiento del Acueducto Independencia, han hecho de su lucha por la recuperación de sus recursos hídricos una lucha por la vida, porque como lo anotó en su intervención la Dra. Raquel Padilla: “Los yaquis son parte del rio”. La intervención de la investigadora del INAH-Sonora explicaba las relaciones ancestrales del pueblo yaqui con su territorio y en especial con el río, además de que ponía en contexto su resistencia y una lucha por recuperar el territorio con más de 500 años, en la que los perpetuadores han cambiado de rostro pero todos actúan bajo la misma lógica del despojo, la misma que motivó al gobierno sonorense a construir y poner en funcionamiento el Acueducto Independencia, e inspiró a Korenfeld en su iniciativa de Ley General de Aguas.

 

Nos tocan a uno, nos tocan a todos

Las participaciones de los convocados fueron pasando a lo largo de la tarde y los asistentes permanecían atentos a cada una de estas, unidos como una comunidad escuchaban las propuestas de cada uno de los ponentes y deliberaban juntos sus posibilidades. Así se vio la importancia de retomar los principios rectores del Plan de Ayala  por parte de la M.C. Ana María López Rodríguez, investigadora de la Universidad Autónoma Chapingo, y se pusieron al tanto de los procesos legales que la tribu yaqui tiene para defender su agua, así como de los amparos de Mario Luna y Fernando Jiménez. El abogado de la tribu yaqui en los procesos legales en contra del Acueducto Independencia, el Lic. Alejandro Olea Güereña, explico el estado actual de cada una de las demandas y dio a conocer que en los casos de los amparos, el de Mario Luna es el que más se complica por el juez que le ha tocado, mientras que con Fernando Jiménez lo único que esperan es el fallo a su favor, el cual llegó el lunes siguiente al seminario, el día 24 de agosto del 2015.

 

Entre los participantes también se conto con las presencias de Hugo Ortega Comezaña y Radha Sánchez del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quienes desde los días de la Caravana en el mes de mayo, extendieron su brazo fraterno a la lucha de los yaquis, así como de todos los pueblos originarios. Con su presencia en este seminario, el SME ratifico su compromiso con los objetivos de la lucha de la Caravana en Defensa del Agua, el Territorio, el Trabajo y la Vida. En el mismo tenor Helena Caeri, de Agua para Tod@s-Agua para la Vida, José Luis Fernández, de Xochicuautla, Samantha Cesar y Juan Carlos Flores, del FPDTAPMT, el Dr. Armando Haro, del Colegio Sonora y la Red Fronteriza de Salud y Medio Ambiente, Juan Antonio Pavlovich por parte del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (STAUS) y Antonio Navarrete de los mineros de la Sección 65, ratificaron el apoyo a los yaquis y llamaron a la unidad de las luchas entre los caravaneros, acordando que: “si tocan a uno, nos tocan a todos”.   

 

Al final los anfitriones cerraron el seminario con otra danza del venado, para sellar del mismo modo que nos abrieron las puertas de su Guardia Tradicional, con sus tradiciones, con todo lo que los hace fuertes y resistentes a todos los despojos, con su cultura ancestral y su vida comunitaria. Y así, con un danzante del venado orgulloso, y unos pascolas burlones y maliciosos que imitaban los gestos y las danzas de la modernidad, los yaquis nos decían que el venado, fiel a sí mismo, nunca será vencido.

Habitar Ayotzinapa

 Ayotzinapa es la zanja en que tiraron nuestro corazón. Ayotzinapa no es uno sino decenas de miles de nudos en la garganta. Ayotzinapa son las oscuras noches de octubre y el terror matutino a leer la gran noticia que nunca llegó. Ayotzinapa es la sensación de prisa e irrealidad que nos tuvo en vilo, seguros de que se había roto la cuerda, de que no había nada más en el camino. Que después de Ayotzinapa el mundo no giraría con la misma tranquilidad, que después de Ayotzinapa no podíamos dejar los meses pasar en silencio.

Ayotzinapa fue más que la indignación colectiva. He visto a decenas de miles indignados, no fue eso. Fue más que el terror compartido. He visto cientos de caras huyendo en pánico, no fue eso.

Ayotzinapa se ha vuelto parte del territorio de mi universidad, la explanada aún guarda alguna sombra de los 43 pupitres que colocamos. O quizás el peso de la tierra esparcida. A muchas horas de camino y a muchas sierras y meses de diferencia algo de Ayotzinapa habita en llamarse estudiante y en habernos reconocido.

Se acerca un año y poco a poco recordaré los nombres, el numero 43 estará dolorosamente presente, "Fue el estado" volverá a salir de muchos labios, el recuento del "caso"…mucho se hablará.

La justicia no ha sido entregada, los culpables mientras vivan seguirán libres, las implicaciones del ejército no serán próximamente reveladas a la luz del día. Todo pasará en susurros y gritos, anhelos de aniquilar la verdad que no es histórica ni oficial pero que es un remedo de medios, confusiones y omisiones.

Entre toda esta niebla, sin embargo, Ayotzinapa es la zanja que partió las cosas por la mitad, zanja de corazones enterrados que atraviesa los espacios, que atraviesa el país y quiebra fronteras.

Habitar Ayotzinapa es habitar un territorio de dolor y (sí, con lo cansina que sea la palabra) de resistencia, es habitar una geografía irregular pero ineludible, habitar un minuto de vernos a los ojos sin bajar la mirada ni callar lo incallable, ni hacer promesas falsas. Ahora, a casi un año se habita Ayotzinapa desde nuestras aulas, nuestras calles, desde la sensación de vacío en el estómago, desde el extranjero, desde la pluma, desde esta zanja dónde latimos, desde este ente amorfo indescifrable que bien se puede llamar solidaridad silenciosa o justicia otra.

 

 

 

Los Virgilios

A Nuestra Aparente Rendición, por sus cinco años

Ofende pero no sorprende la exoneración de Enrique Peña Nieto, su esposa y Luis Videgaray. Es normal porque damos por sentada la parcialidad de árbitros y jueces. ¿Habrá forma de librarnos de tan nociva plaga?

Cuando llegó la alternancia los tres principales partidos (PRI, PAN y PRD) tuvieron que establecer las instituciones que vigilarían y transformarían a las instituciones con lo cual México sería, finalmente, un país de leyes. Lo meditaron en sus cenáculos, se miraron entre sí y decidieron que mejor simularían. Así fue como miles de cargos fueron ocupados por personajes que hablan y se comportan como si fueran independientes pero que tienen alma de vasallos. Nos llenamos de Virgilios.

No existe sociología pensada para describir esta especie. Como tengo años observándolos, considero posible hacer un bosquejo de ellos basándome en la biografía y la obra de los hermanos Virgilio y Enrique Andrade. El primero es Secretario de la Función Pública después de haber sido consejero del IFE, y el segundo es actualmente consejero del Instituto Nacional Electoral (INE).

Este tipo de personas tienen una formación académica razonable y utilizan un lenguaje democrático; alaban el estado de derecho pero, al carecer de compromiso, se despreocupan por averiguar si las leyes que utilizan armonizan con la justicia. Por lo general son discretos y habitan en la penumbra, pero hay una subespecie a la que le gusta escribir en periódicos o pararse ante los micrófonos, pero eso sí, jamás incurren en estridencias o despropósitos que molesten a los patrones.

Si revisamos sus carreras, han sido asesores o secretarios particulares de políticos. Durante esas etapas tienen el radar prendido para sugerir, en el momento oportuno –ni antes ni después–, que les gustaría encabezar alguna comisión de derechos humanos, irse de consejero de algún instituto electoral o convertirse en juez de algo para, desde ahí, expresar, cuando sea necesario, su agradecimiento a sus benefactores.

El 12 de agosto, Enrique Andrade formó parte de los ya famosos siete del INE que proclamaron que las ilegalidades del Partido Verde no eran “graves” y que podía seguir haciendo negocios y arrasando especies protegidas. El 21 del mes, Virgilio llenó 60 mil páginas para exonerar al Presidente, a su esposa y al secretario de Hacienda sin haberse preocupado por establecer cómo y por qué se beneficiaron de la magnificencia del dueño de Grupo Higa, Juan Armando Hinojosa, el cual, por cierto, nunca fue importunado con incómodas preguntas.

Después de sus tropelías esta especie se atrinchera tras el silencio, el cinismo o las negaciones (Stanley Cohen elaboró una sociología dedicada a ese comportamiento que puede ser muy nocivo). Si Bill Clinton redefinió el acto sexual; los siete del INE reescribieron el significado de “grave” y el secretario de la Función Pública rompió con las cadenas puritanas sobre qué es el conflicto de interés demostrando que él sí puede ser empleado del Presidente, además de ser amigo del secretario Videgaray desde 1987 sin que eso afectara su fallo. Por supuesto que nadie ha dicho en público que le cree. 

Las leyes sirven para construir democracia o para apuntalar la corrupción. Todo depende de quienes ocupen las plazas de árbitros y jueces. Miguel Ángel Mancera, por ejemplo, intenta dar un albazo legislativo al proponer –en un acto de dudosa legalidad– a la Asamblea Legislativa la ratificación como magistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del DF a Yasmín Esquivel Mossa, actual presidenta de este Tribunal. Además de violar los tiempos legislativos (para evitar, supongo, la llegada de Morena a la ALDF) nomina a alguien que carga un notorio y grave conflicto de intereses. Yasmín Esquivel falló en la disputa sobe la Supervía Poniente, pese a ser esposa del dueño de una de las constructoras, Grupo Riobóo.

Los Virgilios nunca descansan. El INE está controlado por el PRI y el Verde y fuentes confiables me dicen que Marco Antonio Baños y su grupo están “operando” para llenar de gente “suya” los institutos electorales de las entidades donde habrá comicios el próximo año. ¿Cómo reaccionarán Lorenzo Córdova, Ciro Murayama y Benito Nacif? ¿Frenarán el atentado contra la credibilidad electoral o concluirán que esto tampoco es “grave”?

Jamás habrá Estado de derecho si continúa la plaga de árbitros y jueces simuladores. Tenemos que detectar, exhibir y de ser posible frenar a los Virgilios.  

 

 

 

Empresas del “Chapo” autorizadas por Peña

Mientras que el gobierno de los Estados Unidos ha documentado en los últimos ocho años un exponencial crecimiento empresarial del Cártel de Sinaloa y ha enlistado a los presuntos narcoempresarios, autoridades hacendarias mexicanas han advertido la presencia de algunos contribuyentes vinculados a la organización criminal a través de sus bases de datos.

Informes del Departamento del Tesoro de Estados Unidos señalan que entre 2007 y 2014 la mafia sinaloense que encabeza el fugitivo Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, construyó una red de más de 288 empresas en el Continente Americano, de las cuales 95 tienen su asentamiento en México y 14 han sostenido algún tipo de relación comercial o de dependencia económica del Gobierno de la República.

En la directriz o gerencia de las compañías de dudoso origen, figuran los nombres de padres, hijos, esposas, concubinas y familiares políticos de los narcotraficantes Joaquín Guzmán Loera, Ismael Zambada García, Juan José Esparragoza Moreno y Rafael Caro Quintero.

Según reportes estadounidenses, traídos al contexto de la relación bilateral tras la fuga de “El Chapo” Guzmán -el 11 de julio de 2015- del penal de máxima seguridad Altiplano, algunas de las empresas del también llamado Cártel del Pacífico que tienen alguna relación, prestación de servicios o reciben algún tipo de subsidio del gobierno mexicano, están vinculadas desde hace varios años.

Algunas de las razones sociales mencionadas son: Cooperativa Avestruz Cuemir de Guadalajara, relacionada con las familias Esparragoza Gastélum y los colombianos Cuéllar Hurtado; además de Estancia Infantil “Niño Feliz” y Nueva Industria de Ganaderos de Culiacán, ambas con dirigencia de la familia Zambada Niebla en Sinaloa.

En el caso de los miembros de la familia Esparragoza, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público reportó que madre e hija, así como su representante legal, fueron señalados como contribuyentes sospechosos de emitir comprobantes fiscales cuestionados,  por ello sus nombres fueron publicados en el Diario Oficial de la Federación a finales de abril de 2015. Además de exhibírseles públicamente, se les investigará fiscal y penalmente, trascendió.

Los niños de “El Mayo”
El primer vínculo detectado de la relación de los negocios del Cártel de Sinaloa con el Gobierno Federal se conoció en 2007. La Estancia Infantil “Niño Feliz”, asentada en Culiacán, Sinaloa y fundada por María Teresa Zambada Niebla, hija del narcotraficante Ismael “El Mayo” Zambada, era subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La guardería, que recibía dinero del IMSS, brindaba atención a niños desde 43 días de nacidos hasta los cuatro años de edad. El servicio se ofrecía a madres trabajadoras que cotizaban en el Seguro Social. Tras el escándalo se anunció que terminaría la relación, pero lo único que ocurrió fue la firma de convenios modificatorios que se han renovado en varias ocasiones.

La estancia infantil fundada por los socios María Teresa Zambada Leyva, Mayte Díaz Zambada, Javier Ernesto Díaz Zambada y Rosa María Zazueta Zambada, inició operaciones el 22 de noviembre de 2011 y a la fecha continúa atendiendo a 209 niños, por cada uno de los cuales recibe 3 mil 42 pesos mensuales por parte del IMSS.

La intervención de Teresa Zambada no se limita a la guardería, sino que fungió como apoderada legal de las empresas Nueva Industria de Ganaderos de Culiacán, S.A. de C.V. y Establo Puerto Rico, S.A. de C.V., investigadas por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, por sus ligas con miembros del Cártel de Sinaloa.

La agrupación de ganaderos sinaloenses ha obtenido tres concesiones del Organismo de la Cuenca del Pacífico Norte, dependiente de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). La primera en 1997, para obtener aprovechamientos subterráneos por un volumen de 300 mil metros cúbicos de agua. Las otras dos en 2005, para utilizar un canal abastecedor de agua para usos industriales.

En 2007, Nueva Industria de Ganaderos de Culiacán fue mencionada en las listas de compañías y cabecillas del narcotráfico sancionados por el Departamento del Tesoro norteamericano. Meses después, Actuando en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIORPIFAM/034/2007, la Procuraduría General de la República ordenó el bloqueo y aseguramiento de diversas cuentas de cheques aperturadas por la empresa en las instituciones bancarias BBVA Bancomer y Banorte.

Apoyada por los abogados José I. Nicolás Rubio Carrillo, Jesús Antonio Amezquita Ruiz, Roberto David García Salcedo y Ambrosio Armenta López, la hija de Zambada sostuvo una batalla jurídica para descongelar las cuentas bancarias entre los años 2010 y 2012, sin mucho éxito.

La cría de avestruces
Asentada en Tlajomulco de Zúñiga, municipio conurbado a Guadalajara, una empresa que se dedica a la crianza y venta de carnes de ave, también fue objeto del señalamiento de las autoridades estadounidenses por su presunta sociedad con narcotraficantes, entre ellos los Esparragoza de Sinaloa y los Cuéllar de Colombia.

La compañía, que ostenta diversas denominaciones, como Cooperativa Avestruz Cuemir, S.C. de R.L. de C.V. y Agrícola y Ganadera Cuemir, S.P.R. de R.I., cuenta con registro del 15 de octubre de 2005 y fue inscrita desde 2012 en el Sistema de Tipo Inspección Federal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria (SENASICA).

Representada por el colombiano Hugo Cuéllar Hurtado, presunto socio de Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, la empresa ha recibido apoyos del Gobierno Federal y expandido su presencia al Estado de Nayarit.

Al menos desde 2010, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), cuenta con solicitudes de la avícola para solicitar subsidios del Programa de Apoyo a la Inversión de Equipamiento e Infraestructura Componente Ganadero.
De acuerdo con datos de la dependencia federal, en 2011, Cuemir recibió 2 millones 579 mil 656 pesos para impulsar un proyecto que tuvo por nombre Modernización de Instalaciones para Obtener Certificación TIF, Diversificar. En 2013 solicitó apoyo para la adquisición de tríos reproductores de avestruz, corrales para cría y engorda, obra civil y centro de incubación.

Luego de que Cuéllar Hurtado, sus hijos John Fredy, Joanna y Víctor Hugo Cuéllar Silva y otros socios, fueron evidenciados -a principios de 2014- por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, Hugo promovió juicios de amparo en contra del procurador general de la República, el secretario de la Defensa Nacional y otras autoridades.

El sudamericano pidió protección de la justicia federal en contra de alguna orden de presentación, aprehensión, arraigo, de detención con fines de extradición y el aseguramiento o inmovilización de bienes de su propiedad. El acto reclamado no existía, por lo que los juicios fueron sobreseídos.
La “viuda” de Esparragoza

Por su parte, la pareja formada por Juan José Esparragoza “El Azul” y su esposa, la acaudalada empresaria María Guadalupe Gastélum Payán, propietarios de fraccionamientos y diversos negocios en el Estado de Jalisco, también resultaron beneficiados por la CONAGUA, con la concesión de derechos de agua para uso agrícola.

Primero, , desde julio de 2003, la señora Gastélum tiene derecho a aprovechamientos subterráneos de 108 mil metros cúbicos de agua; mientras que, como pareja de Esparragoza Moreno, cuenta con otra concesión desde noviembre de 2008 para aprovechar un volumen de 180 mil metros cúbicos del líquido proveniente de la región hidrológica del Río Lerma-Santiago.

En la última de las fechas, ya existían recompensas por información que llevara a las autoridades a detener al “Azul”. La PGR en México ofrecía 30 millones de pesos y el gobierno de los Estados Unidos de América daría 5 millones de dólares a los delatores. Pese a ello, el narcotraficante siguió con su vida normal y, a mediados del año pasado, se conoció extraoficialmente de su defunción, debido a un presunto accidente, información que no se ha confirmado.
El nombre de María Guadalupe Gastélum Payán, la supuesta “viuda” de Esparragoza, regresó a la escena pública en los meses de abril y mayo del presente año, cuando en el Diario Oficial de la Federación, la administradora central de Fiscalización Estratégica, Marisela Corres Santana, dio a conocer una lista negra con los nombres de contribuyentes que realizan actividades irregulares.

De acuerdo con la funcionaria de la Secretaría de Hacienda, dentro de sus expedientes  y de las bases de datos del Servicio de Administración Tributaria, se detectó “a contribuyentes que emiten comprobantes fiscales sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes”.

Entre las personas enlistadas aparecen María Guadalupe Gastélum Payán, su hija Nadia Patricia Esparragoza Gastélum y su abogado, Juvencio Ignacio González Parada, quien además fue representante legal del capo Rafael Caro Quintero. Los tres boletinados por la autoridad hacendaria también están señalados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos como miembros del Cártel de Sinaloa.

Las mujeres y el litigante ya se defienden, pues han promovido amparos ante jueces federales de Jalisco por haber sido incluidos en la lista de contribuyentes falaces por parte del SAT, y en contra de las posibles acciones fiscales y penales que esto les pueda traer.


Otras concesiones
El resto de las compañías en el ojo del huracán por el informe norteamericano, por resultar beneficiadas de alguna manera por el gobierno mexicano, son Urbanizadora Nueva Italia y Comercializadora Joana, en Jalisco; Bioesport, en Sonora; Consorcio Inmobiliario del Valle de Culiacán y Sepriv, en Sinaloa; Sinmex Importadora, así como las empresas de mudanzas y mensajería, Fletes y Transportes Gaxgar y Aero Express Intercontinental.
En el caso de Urbanizadora Nueva Italia, esta cuenta con una concesión desde agosto de 2008 por parte de la CONAGUA para abastecerse de 115 mil metros cúbicos de agua por año, de la Cuenca Lerma-Santiago, hasta 2018.

Por su parte, Bioesport, que brinda servicios educativos, también es señalada por los norteamericanos como parte del andamiaje empresarial del Cártel de Sinaloa; en 2008 se convirtió en proveedor de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a través de un contrato -por adjudicación directa- firmado con la Gerencia Regional de Transmisión Noroeste.

Fletes y Transportes Gaxgar -enlistada en 2008- y Aero Express Intercontinental, sancionada en 2010, cuentan con permisos expedidos por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para operar  y explotar los servicios de carga.

Aunque no en todos los casos, los señalamientos son contundentes y seguramente existen muchas empresas más que aún no son detectadas, muestra de lo que las autoridades nacionales pueden realizar, gestionar o interactuar con organizaciones del crimen organizado.

 

 

 

El INE mañoso

El Instituto Nacional Electoral (INE) es incongruente. Promueve en sus spots una cultura del diálogo que no practica.

En abril, casi 140 mil ciudadanos (semanas después ya son 162 mil) presentamos al INE la petición de quitarle el registro al Partido Verde Ecologista. El 12 de agosto siete consejeros rechazaron la petición sin haberla sometido al debate público que ameritaba. Cuatro de ellos afines al PRI y encabezados por Marco Antonio Baños simplemente guardaron silencio. Sorprende la actitud de los tres restantes, Lorenzo Córdova, Ciro Murayama y Benito Nacif. Son académicos bien formados y en los claustros universitarios se exige fundamentar lo escrito y defenderlo públicamente.

De entrada, la petición disgustó a Córdova quien aclaró que el INE no se conducía con “la estridencia de la tribuna". Después vino el silencio hasta que el miércoles pasado los siete consejeros dejaron ir en paz al tucán. Después de dicha sesión Córdova y Murayama han escrito columnas justificándose y Córdova ha participado en un programa de Televisión con Leo Zuckerman y en el noticiero de Leonardo Curzio. En tanto que Benito Nacif no consideró necesario añadir algo más a lo expresado en la sesión de Consejo y dedicó una columna al INE y el robo de identidades.

Si analizamos lo dicho y escrito por los tres académicos encontramos las mismas tesis. El Verde es un partido indefendible y tramposo que violó la ley de manera sistemática. Sin embargo, ellos cumplieron imponiéndole multas (que el Tribunal luego desecha). Finalmente, se esmeraron en demostrar que la conducta Verde no es tan grave como parece. Siempre incluyeron, al principio o al final, la tesis Woldenberg. En abril de 2003 José Woldenberg era presidente del IFE y el Consejo General discutía quitar el registro a otro partido de corruptos, el de la Sociedad Nacionalista. Woldenberg sostuvo que en un régimen plural, de libertades y democracia, sólo los ciudadanos, con sus votos, pueden decretar la muerte de un partido. Defendió lo mismo en un par de columnas de abril de este año.

Es antidemocrática la falta de una discusión pública. Entre abril y agosto Córdova jamás promovió algún encuentro con algunos de los peticionarios; en particular con Alfredo Figueroa, ex consejero del IFE y con Eduardo Huchim, ex consejero del Instituto Electoral del Distrito Federal. Mucho menos pensó en armar un foro público de especialistas como sí hizo el IFE en 2009 para discutir el tema del voto nulo. Durante este tiempo su actitud de facto ha sido menospreciar a los peticionarios.

La tesis Woldenberg es discutible. Es falso como asegura Ciro Murayama que “la desaparición o prohibición de partidos políticos, se suele presentar en sistemas democráticos en retroceso, o de plano, en sistemas autoritarios”. En Francia han quitado el registro a partidos que no respetan los principios de la democracia. Alemania también lo ha hecho con organizaciones que tienen una estructura y funcionamiento internos no democráticos. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sostuvo en 2001 que “como mecanismo excepcional de defensa de la democracia, se puede prohibir y disolver un partido que ponga a aquella en peligro”.

Faltó que revisaran la esencia del Verde. Los tres consejeros académicos y Woldenberg le dan el trato de un partido. Es una premisa que repiten sin demostrar. ¿Estamos ante un partido o un negocio de corruptos y farsantes?, ¿qué tanto contribuye a la democracia que sean los prestanombres de dos televisoras que se benefician de una “telebancada” en el Congreso?, ¿por qué ninguna organización ambientalista seria se siente representada por el Verde?, ¿en dónde están sus militantes?

 Resulta grotesco que, salvo una que otra declaración y un par de ridículos desplegados, los dirigentes del Verde hayan guardado un hermético silencio en esta discusión. Estaba en juego su registro y consideraron innecesario defender ante la ciudadanía su caso. ¿Para que perdían el tiempo? Lo suyo es violar leyes, comprar votos y hacer negocios. Su defensa, además, estaba a cargo del PRI, de siete consejeros –tres de los cuales son sofisticados doctores– y su última línea de defensa es el servicial Tribunal Electoral. 

Es incongruente que en el INE hablen de democracia cuando se niegan a confrontar sus ideas sobre temas tan delicados. Se han comportado de manera autoritaria y cuando ello viene del árbitro electoral es una grave amenaza a la cultura democrática. En suma, los siete han sido opacos, timoratos, parciales y mañosos.

 

 

 

NUESTRA APARENTE RENDICION | 2010

Top Desktop version