NUESTRA APARENTE RENDICION

Pensar en voz alta. Una conversación con Pietro Ameglio

Ameglio Ameglio Foto de Octavio Figueroa

Por Daniel Antonio Pascual Ortega

 

La “Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad” no emerge como un movimiento aislado, ni autónomo, si no que, está respaldado por una gran cantidad de personas y organizaciones, la principal entre ellas, el colectivo gandhiano “Pensar en voz alta” de la Organización Servicio Paz y Justicia-México (SERPAJ) la cual manifiesta en sus compromisos las siguientes enmiendas:

 

A favor de construir y fortalecer los espacios de la acción no-violenta y la educación para la paz, en contra de la militarización, la represión y las diferentes formas de exclusión, discriminación y violencia que enfrenta nuestra sociedad y muy particularmente nuestros pueblos indígenas.

Nos unimos a las Campañas por la Liberación de los Presos y Presas Políticos y de Conciencia en el país, que ya alcanzan la infame cantidad de 700 (setecientos).En el apoyo a los pueblos indios de México en la construcción de su autonomía, en todos los aspectos, y las otras formas de hacer política y sociedad.

 

En la construcción de Movimientos sociales, populares y ecuménicos que permitan sumar esfuerzos principalmente con los pueblos indígenas, mujeres, niños, niñas, jóvenes y campesinos, en riesgo por la defensa de sus derechos humanos desde una visión integral y a favor de sus demandas.

 

En solidarizarnos y buscar formas alternativas o impugnadoras del orden capitalista, como son el comercio justo y la producción artesanal comunitaria.

En la construcción de poder alternativo desde los pueblos indígenas y campesinos así como los movimientos sociales y populares.

Con la ruptura de las formas de obediencia acrítica a la autoridad, haciéndola observable y, a su vez, promoviendo la “desobediencia debida a toda orden inhumana”, principio central de la no-violencia activa.[1] (SERPAJ-México, 2007)

 

En el caso de la SERPAJ (2007) en México hemos visto que en su manifiesto retoma el concepto de la acción no-violenta el cuál según la organización, está fundamentado por el acto de desobedecer a la autoridad en situaciones de injusticia e inhumanidad.

Pietro Ameglio, es maestro en Historia Contemporánea, su principal línea de estudios es alrededor del “gandhismo”, y es también miembro fundador de la SERPAJ-México y uno de los principales voceros del movimiento público/colectivo de la “Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad”. Tuvimos la oportunidad de escuchar la conferencia “Diálogo con Pietro Ameglio. Pensar en voz alta: paz y no-violencia en México”, en el ITESO, el pasado 14 de marzo y posteriormente conversar con él.

Durante la exposición de Ameglio se muestra que uno de los conceptos centrales que utiliza en su discurso sobre la construcción de la paz y la lucha contra la inhumanidad, al igual que en texto manifiesto de la SERPAJ, es el de “no-violencia”. La principal invitación que hace el conferencista es llevar a cabo acciones “no-violentas”, las cuáles encuentran sus bases en dos instrumentos fundamentales: la reflexión y el uso del cuerpo. Aunado a esto, explica que la reflexión debe de ser construida y va más allá que una “lluvia de ideas” o analizar un noticiero. Respecto del uso del cuerpo, es éste un elemento que resulta esencial para entender la lógica del movimiento colectivo que estamos observando, según Ameglio “la lucha no violenta tiene que ver con la capacidad de colocar los cuerpos en un espacio y en un tiempo, hacía un adversario, ese es el arte de la confrontación”. El conferencista culpa al silencio ante la injusticia y lo inhumano, refiriéndose a las guerras mundiales, expresa que la guerra no es una acción de unos pocos contra muchos, sino que, es una acción violenta contra algunos, más la no-acción de los que no dijeron nada, y el silencio de la inmensa mayoría es lo que da legitimidad y fuerza a las guerras y acciones violentas.

Retomando el concepto de “adversario” visible en la definición de “lucha no violenta” de Ameglio, le preguntamos sobre quién sería este adversario, su respuesta fue la siguiente:

Hay un adversario que tiene que ver con nuestra propia ignorancia, apatía y desánimo, y normalización de la violencia y lo inhumano. Esta tremendamente normalizado el tema de la paz armada, de las muertes y del silencio en la sociedad mexicana, y de eso participamos todos, ahí hay una primera. Pero claro hay otras áreas donde presionar que tienen que ver con que la autoridad judicial, legislativa, ejecutiva, haga su trabajo, la autoridad policial, militar, o sea, que haya justicia, que no haya impunidad, que se busque a los desaparecidos, que se atienda a las víctimas, que haya reparación de daños, o sea, hay una cantidad de instancias dónde exigir. Por eso, con la autoridad no es que se dialoga, se le exige que haga su trabajo, eso es una lucha no violenta muy fuerte. Y también hay muchos sectores sociales desamparados, desempleados, etc. donde también hay que construir modelos económicos alternativos y sociales. Son muchos adversarios con los que habría que entender que una paz, un orden social más humanos nos ayudaría a todos, empezando por nuestros hijos, todos tenemos hijos que viven en un orden social, y en este de guerra y deshumanidad nadie puede crecer feliz, aún los hijos de los que están involucrados en la guerra.

Usted habló de las dificultades de la acción y mencionó al arte ¿Cuáles son los elementos discursivos que tienen todas estas acciones artísticas no-violentas en la sociedad?

Hoy en día en México son peligrosas las acciones concretas, hay que saberse mover, porque que te maten no cuesta nada, por eso yo no quise empujar demasiado el tema así de salir a lo loco, cosas, hay que pensarle. Pero si hay que buscar pequeñas rendijas donde avanzar algo, al arte, lo ambiental, el humor, son espacios de reflexión, de diagnóstico, bueno ¿Qué pasa?, ¿por dónde?, Son formas colaterales donde se puede expresar todavía algo, y a veces incluso públicamente, en una calle. Y eso es muy importante.

El arte es un camino privilegiado de la protesta simbólica   porque en un modo gráfico o corporal inmediato ayuda a la toma de conciencia de la realidad, en poco tiempo, a veces más que lo libresco, o los documentos, o lo discursos que pueden dormir, aburrir.

Llegan al corazón…

Sí al corazón y si se puede que es útil, a la mente, por eso la importancia no sólo de llorar con las víctimas, sino este tema del tejido del bordado, porque reconstruye la historia por que la víctima fue muerta por una razón. El gobierno dice que porque era malo y era delincuente, no es verdad en la mayoría de los casos, y aunque fuera esa no justificaría que sea muerto. Nadie es delincuente porque le gusta , ni porque es de un signo del zodiaco que tiende a la delincuencia, esto que lo digo, que parece una caricatura, la inmensa mayoría de la gente así lo cree, casi creen que se nace delincuente, o como dice el gobierno, la familia te descuidó, tus papás no se preocuparon de ti, porque el gobierno criminaliza a las familias, es tremendo, ya hay un tema que ayuda ahí el arte, pero, y ese es el aviso, no hay que ilusionarse, acciones directas hoy en día contra la delincuencia son bastante peligrosas y riesgosas , hay que saber, no es fácil, pero urge, hay que construir en todos los frentes al mismo tiempo. Es importante en el contexto de la no-violencia, empezar a distinguir cual es el objetivo de cada una de las acciones, para no crear ilusiones.

Cómo podemos pensar que pueden participar de la construcción de la paz, o de acciones no violentas aquellos que han sido lacerados directamente con la pérdida de sus hijos, su papá, los hermanos, y también, cómo en esta búsqueda de la justicia, el oprimido luego se convierte en opresor contra aquellos que alguna vez le hicieron algo, como se podría evitar este tipo de situaciones?

Pues bueno, las víctimas son los principales actores por ser tocados directamente, por la desaparición, la muerte, entonces, uno de los grandes procesos de la paz es que las víctimas se conviertan en sujetos y sean los que encabecen moralmente la lucha, se está tratando algo en México, se ha caminado algo, en Colombia hay muchísimo, la Asociación Nacional de Víctimas es increíblemente importante y radical, y ellos son sujetos que tienen que encabezar muchas luchas moralmente, pero claro no desde la lógica de la venganza sino de la justicia, y de como dicen muchas en México, no le pase a nadie más, eso es un principio muy importante que mucha gente nos cuenta. Yo he escuchado muchas personas decir “no quiero que eso le pase a otra familia” Cuando se logra eso pues ya estas avanzando a otro lado, fuera de la lógica de la venganza y de tratar al otro como te ha tratado a ti.

¿Cuáles son las motivaciones que lo han llevado a adherirse a la causa no-violenta, además de qué es lo que le hace permanecer en ella?

Siempre se inicia gracias a otros que te rodean, otro tema muy importante, el contacto con la gente más pobre, con las comunidades indígenas, con los que tienen más experiencia por su condición social, de humanización, por el hecho también que sufren más la opresión, la violencia, tienen también una fe más rica, más real, más comprometida, y ellos son los grandes maestros en muchas de estas cosas. A la vez la experiencia histórica, conocer a Gandhi y a otros luchadores sociales, conocer el zapatismo en México, pues te cambia. Seguir reflexionando con otros, cerca de otras experiencias, es básico, porque si te normalizas y te rutinizas pierdes la fuerza. También el conocimiento es muy importante, de formarse, leer textos importantes, de profundizar y no quedarse con grandes palabras como “paz”, “guerra”, pero que no resuelven nada porque no las puedes aterrizar a tu realidad. Entonces hay que conocer, hay que acercarse a los más pobres, a los pueblos que luchan más, la gente más radical en la no-violencia y tener experiencias. Gandhi llama a su autobiografía, “mis experiencias con la verdad”, hay que hacer pequeños experimentos permanentemente sobre la justicia, la paz y la verdad  en tu comunidad, tu barrio, en tu familia, donde estés hay que desafiar a la realidad, y podrán salir o no, pero son formas en que puedes avanzar, no dejar que la realidad siga sin hacer nada. El primer desafío empieza con tu hijo, con tu esposa, tu familia, y ¿cómo no generar violencia?, imposición, ser dialogantes, horizontales, ¿cómo no castigar?, no obedecer ciegamente a la autoridad. Un motivo para luchar duro hoy en México no es tanto salvar uno el pellejo, sino los niños y los jóvenes.

 

 


Información adicional

  • Por: : Entrevista realizada por Ana María del Valle, Octavio Figueroa y Daniel Antonio Pascual

NUESTRA APARENTE RENDICION | 2010

Top Desktop version