NUESTRA APARENTE RENDICION

Árbitros de segunda división

Julia Orayen, edecán del primer debate presidencial organizado por el IFE Julia Orayen, edecán del primer debate presidencial organizado por el IFE Julia Orayen, edecán del primer debate presidencial organizado por el IFE

- Caramba-dijo el ratón-, el mundo se hace cada día más pequeño. Al principio era tan grande que me daba miedo. Yo corrí y corrí sin parar y me alegré de ver por fin las paredes lejanas a un lado y a otro. Pero esas largas paredes se han estrechado tan deprisa que ya estoy en el último cuarto, y ahí en el rincón está la trampa en la que tengo que meterme.

- Solamente que tienes que cambiar de dirección-dijo el gato, y se lo comió.

Una pequeña fábula, Franz Kafka.

 

 

El zoológico humano en los tiempos electorales mexicanos es fascinante. En medio de esa jungla, hasta que Luis Carlos Ugalde fue presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), la figura del árbitro solía ser poco llamativa porque se trataba de árbitros asquerosamente arreglados, como el ahora “progresista” Manuel Barlett diciendo en 1988 “se nos cayó el Sistema”, o bien, porque eran funcionarios eficaces, hasta en la discreción con la que asumían su papel, como José Woldenberg en los comicios del 2000.

Cuando Ugalde, apadrinado por Elba Esther Gordillo, apareció en la cancha, en cierto momento consiguió que la tribuna le pusiera más atención a él que al juego electoral que se celebraba en aquel año 2006 en que pasaron tantas cosas y que a veces parece que no ha terminado, que no terminará nunca. Desde entonces a la fecha, Ugalde se ha comportado como si en esos días hubiera protagonizado una parodia malograda de la peor película de Hollywood. Años después, según él quiso rendir cuentas y escribió el libro “Así lo viví”, donde un aburrido torrente autobiográfico sepulta las explicaciones precisas que debió haber dado sobre su lamentable papel.

Para este 2012, el árbitro será Leonardo Valdés, un académico de bajo perfil público que estudió economía en la universidad de los Legionarios de Cristo y que antes de llegar al IFE trabajaba como investigador en la Universidad de Guanajuato. Se sabe poco más de él. Se sabe -otra vez esa sombra gigante- que Elba Esther Gordillo también impulsó su nombramiento.

Valdés tiene de su lado el hecho innegable de que la micromecánica con la que trabaja el IFE resulta cada vez más funcional. Miles de trabajadores y de voluntarios dejan la mesa puesta para el banquete principal de la democracia. Un banquete con manjares o con platillos podridos. Eso no es necesariamente asunto de ellos.

Hasta el momento, la guerra sucia electoral -que sin duda ocurrirá- no ha cuajado, por lo tanto, es difícil valorar el desempeño de Leonardo Valdés, o tener idea de cómo actuará el 1 de julio de 2012. La campaña del PAN creada por Antonio Solá, en la que se dice que Enrique Peña Nieto es un mentiroso (con un tufo de recuerdo al Peje-Peligro para México), ha sido reconocida como válida por el IFE.

Pero eso no es nada para los dilemas que vendrán. Falta el uso político descarado del tema del narcotráfico, falta un desvío aun más grosero de los recursos públicos, falta el favoritismo en ciertos medios de comunicación a cambio de dinero que no se fiscaliza, falta que empiece de a de veras el triste juego electoral de la democracia mexicana.

Como muchos sabrán o intuirán, la Segunda División del Fútbol mexicano, antes de que se impusiera un límite de edad para sus jugadores, era lo más parecido al inframundo. Entrar a la cancha y salir vivo de ahí no era fácil: defensas centrales colmilludos te rompían el menisco sin tocarte, centros delanteros ya un poco bofos podían patearte los huevos y dejarte estéril. Ese sitio inhóspito y subdesarrollado era un campo minado para los árbitros. No era sencillo cumplir su papel en esas circunstancias.

No sabemos qué hará Valdés en esta segunda división en la que se practica la democracia mexicana. ¿Cómo llevará su papel? No sabemos si su referente será el lamentable Ugalde o el efectivo Woldenberg.

O si conseguirá un papel propio en la historia de los hombres de negro. Si conseguirá cambiar de dirección antes de que se lo coma el gato.

 

 

Twitter.com/diegoeosorno

 

Publicado en la revista Gente. Mayo de 2012.

Información adicional

NUESTRA APARENTE RENDICION | 2010

Top Desktop version