NUESTRA APARENTE RENDICION

Trinchera urbana noticiasplus.mx

Los árboles, aturdidos, callan para escuchar

lo que de sí no entendemos de la ciudad.

 

Los habitantes deambulan con su mirada

llena de horarios y prisas enfrascadas

en vasos llenos de polvo triste.

 

En otras partes del mundo, la guerra

destruye la voz de los niños

y la transparente plegaria de los ancianos.

 

En otras partes del mundo, la avaricia

de uno o treinta y tres gobernantes llena las calles

de escultural inmundicia. Títeres,

aplauden con las manos llenas de basura

y cocaína limpia, diáfana, placentera.

 

Aquí callamos. La otra parte del mundo

nos aturde. Mejor respirar el gris fresco

de nuestra cotidiana vida. Rezar, sí, cada domingo,

12 en punto, limosna en mano, sermón.

 

Amanecer con el horario a punto,

con el reloj checador tatuado en las pupilas,

sí al decir de todo jefe de oficina,

silenciarnos en nuestro silencio,

trabajar de 9 a 5. Salir. Amurallarse en una pantalla

de televisión o en el vientre con cesárea

de una computadora.

Beber hasta perder nuestra urbana inocencia.

Dormir los sueños de quien no quiere soñar.

Viajar en el sueño, viaje VTP,

despertar, ir al banco, pagar el viaje.

 

Otra vez. La misma rutina.

 

La ciudad, circo sin carpa, sigue en su decir

lo que de sí no entendemos.

Somos tantos que nos confundimos

al mirarnos al espejo: él es yo

que en su decir es otro que no sabe

que él ya no es el otro que en su mismidad

eras tú en soledad del yo.

 

Siudad, sí, Siudad,

no la Ciudad bien escrita y pulcra que aprendimos

en la lenta lejanía de la infancia. No, Siudad,

Sicaria, Sitiada, Siniestra, Silenciada,

Sicalíptica, Sicótica, Sicofanta,

Sidosa, Siempretiesa, Sierva,

Sifilítica, Sigilosa, Signífera,

Silbatina, Silicótica, Simbiótica,

Símica, Simplona, Simuladora,

Sinárquica, Sindical, Sincopada, Sincrética,

Sinsabor, Sinrazón,

Sintomática, Sinuosa, Sinventura,

Sirvienta,

Sisadora,

Sísmica,

Sitiada.

 

Gua

da

la

ja

ra

río

piedras

 

ciudad que corre entre cemento

habitantes que corren entre prisas

árboles que corren en su muerte verde

historia que corre entre olvidos

poesía que corre en silencios.

 

Ciudad, palabra que edifica

lo que ahora destruimos.

Información adicional

  • Por: : Jorge Orendáin
  • Biografía: Poeta, editor y tallerista de poesía. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

NUESTRA APARENTE RENDICION | 2010

Top Desktop version